miércoles, 30 de marzo de 2011

Las leonas lamen las heridas a sus cachorros

Se llama Clara, y casi parece una ironía. Su pelo rubio albino, sus ojos azules casi grises y su piel blanca, habría sido algo de lo que reirse, si Clara no estuviera enferma.
Sus muñecas eran finas, y sus piernas tan delgadas,que amenazaban con quebrarse algun día.
Los dias que mejor se encontraba, unas ojeras moradas rodeaban sus ojos.
Los dias que peor, no podia levantarse de la cama, y al toser, se agarraba fuerte el pecho, con miedo de que se le quebrara.
Aun así, objetivamente, si Clara no hubiera enfermado, seria una autentica belleza.
Y para Mario, aun enferma, era la chica mas guapa que habia visto. Y la más fuerte.
Le partia el alma cuando Clara le sonreia,aguantando el dolor para que Mario no se preocupara.
Ambos sabian que Clara un dia dejaria de estar ahi. Pero el amor es así.
Y Clara luchaba por más días a su lado.
Y Mario no le iba a dejar marchar sin hacerla feliz.

No hay comentarios:

Publicar un comentario