miércoles, 30 de marzo de 2011

No te vayas nunca.

Mario le ha preparado un picnic, tenia miedo de que el tiempo fuera malo o que hoy Clara se encontrara mal. Pero el sol reluce, y ella sonríe fragilmente.
Despues de comer y de pasear muy brevemente, ella se acurruca en su pecho. El nota su respiración quebradiza y fragil, muy rápidas, como si el pecho de ella no estuviera hecho para guardar aire. Y el atardecer cae sobre ellos.
-Mario, el día que no este aqui...
Él le abraza con un poco más de fuerza
-Por favor,no quiero hablar ahora de esto.
-Pero tienes que entenderlo, Mario yo no voy a estar...
-Lo sé Clara, lo sé. Y lo entiendo, se que algun día no tendre tu pelo haciendome cosquillas en la cara, ni el sonido que haces cuando respiras, ni la sensación que me entra cuando sonríes en sueños... Pero Clara, mientras estes aquí, no quiero que perdamos el tiempo hablando de esto. Voy a aprovechar cada segundo a tu lado
-Sabes que te quiero.
-Y yo a ti preciosa, ni te imaginas cuanto.

Mario la acaricia el pelo, y ella se duerme. Entiende que un día Clara se ira, pero no puede imaginarse la vida sin ella, le da miedo un amanecer sin tenerla entre sus brazos.

4 comentarios:

  1. y quien no tiene miedo alguna vez de un amanecer triste... pero los pequeños momentos también cuentan.

    gracias por pasarte por mi desorden ;)
    Bss

    ResponderEliminar
  2. Amanecerá junto a otras, pero el recuerdo de clara jamás le abandonará. Quizás aprenda a sobrellevarlo, pero será muy duro. Un beso.

    ResponderEliminar
  3. Muchas gracias por pasaros :)
    un beso enorme!

    ResponderEliminar