lunes, 4 de abril de 2011

Bañate en mis ojos, que se joda el mar

Marina estaba dibujando a una chica, con los ojos demasiado pequeños, la nariz demasiado grande y la boca casi invisible. Él se acerco por detrás
-¿Qué dibujas?-preguntó
-Me dibujo a mi- David pensó que era una pesima dibujante
-¿Me enseñas tus dibujos?- Marina sin hablar pasó despacio las paginas. David se sorprendió entonces de lo realmente buena que era- Marina, tu no te pareces a la chica que dibujabas- Marina abrio los ojos y le miro directamente como nunca hacia
-Odio mirarme en los espejos, no me gusta esa chica que me mira decepcionada desde el otro lado, asi que cuando me dibujo, lo hago con el recuerdo de mi reflejo en el mar
-Pero Marina tú eres mucho más guapa
-Venga David deja de decir tonterias... - cerro su cuaderno, y salto a la arena- ¿a que no me pillas?
Salió corriendo. El viento hacia que se le pegara el vestido al cuerpo, su pelo se movia alegremente, y hasta desde ahí podía ver su sonrisa unica.
David no entendía como Marina no podia ver lo preciosa que era, aunque quizás por eso era más guapa aun, por esa belleza distraida, esa belleza sin saberlo, sin quererlo, sin intentarlo.
Y corrió tras ella.

2 comentarios:

  1. tiene que ver con los ojos que te miran
    que suerte la de marina
    un besote

    ResponderEliminar
  2. que se joda el mar que quiera mecerte a su antojo... Bua que pasada de texto y de titulo . Me gusta sí. Un beso.

    ResponderEliminar