viernes, 6 de mayo de 2011

Baby you are a firework

Y ahí estaba David preguntandose cómo sería la mejor forma de invitar a Marina al baile que se celeraba en la playa.
-¿Te gusta bailar David?
-Emmm... no...
-¿Entonces no vas a ir al baile de esta noche?
-Sí... esto precisamente te quería preguntar si querrías...
-No suelo ir a esas cosas
-Me gustaria que fueras
Marina le sonrio y despues de que sus ojos reflejaran un -Quizás- se dio la vuelta y se fué. Esa noche David se rindió despues de una hora buscandola.
Se pidio un vaso de ponche y se dedicó a mirar a la gente que bailaba, las chicas y sus minivestidos se contoneaban sensualmente cerca de unos chicos que las babeaban encima.
Y allí sola, la vió, con un vestido hasta la rodilla de tela blanco, con un vaso en la mano y los ojos cerrados. Bailaba. Sí, eso era bailar. No como el resto de las chicas hacían, preocupandose de ser lo mas sexys posibles para que las miraran, ella no. Ella bailaba para si misma, sin importar los demás, sin complejos, sin miedos, haciendo que la música sonara para ella.

Marina, Marina que preciosa estás esta noche que no escondes tu bonita sonrisa.

No hay comentarios:

Publicar un comentario