jueves, 28 de abril de 2011

Tú boca es el escondite de mis deseos.

Cuando se rozan sus manos, cuando se acercan. Cuando se rien y cuando se sonrien, y cuando los dos ponen esa cara de complicidad porque tienen un secreto
(Se quieren con locura)
Se besan con las palabras y se comen con las miradas, buscan excusas para estar juntos, se piensan, se echan de menos, y siempre llevan tatuadas las ganas del otro.
Ese es el secreto mejor guardado. Uno que nunca contaran a nadie.
Ni a elllos mismos. Ella no lo quiere. Él no la quiere.
(Dejemos que hasta ellos se lo crean)

miércoles, 27 de abril de 2011

He vuelto :)

Hemos llegado a un punto muerto. No hay marcha atras, ni podemos salir de este baden. Hace mucho tiempo que no nos pillan los semaforos en verde, y parece que todo son stop o disminuya su velocidad.
Y a mi me gustaba la autopista de tu sonrisa.
Pero me parece demasiado el precio de tus peajes.Y ahora existen carreteras secundarias...
Y yo tengo ganas de estrenar mi carnet, y me jode que tú no seas mi coopiloto. Pero dear, estoy cansada de que te frenes, y de esperar en un atasco mientras me trago el humo.
Entiendelo que la vida va a 350 km/h y si me paro a esperarte, me atropeya.


PD: perdonarme! una epoca llena de cambios en mi vida, y debe ser que hasta la inspiración coge vacaciones :)

jueves, 14 de abril de 2011

Lo bueno no se hace esperar

La inspiración nula, llega a limites insospechables.
Aqui una poesía preciosa que he leido en el metro, y me ha hecho sonreir.
Testamento de miÉrcoles
Mario Benedetti

Aclaro que éste no es un testamento
de esos que se usan como colofón de vida
es un testamento mucho más sencillo
tan solo para el fin de la jornada

o sea que lego para mañana jueves
las preocupaciones que me legara el martes
levemente alteradas por dos digestiones
las usuales noticias del cono sur
y la nube de mosquitos casi vampiros

lego mis catorce estornudos del mediodía
una carta a mi mujer en la que falta la posdata
el final de una novela que a duras penas leo
las siete sonrisas de cinco muchachas
ya que hubo una que me brindó tres
y el ceño fruncido de un señor
que no conozco ni aspiro a conocer

lego un colorido ajedrez moscovita
una computadora japonesa sin pilas
y la buena radio en que está sonando
el español grisáceo de la bibicí
ah la olivetti y el cepillo de dientes
no los lego porsiaca
lego tropos y metáforas de uso privado
que modestamente acuñe en la tarde
por ejemplo el astillero en que reparo mis sueños
el pájaro aleatorio que surge del crepúsculo
la cortina de lluvia que miro y no descorro
lego un remordimiento porque es aleccionante
y un poco de tristeza por que es inevitable
también mi soledad con la ilusión
de que el jueves resuelva no admitirla
y me sancione con presencias varias

lego los crujidos de mis viejas bisagras
también una tajada de mi sombra
no toda por que un hombre sin su sombra
no merece el respeto de la gente

lego el pescuezo recién lavado
como para un jueves de guillotina
una maceta con hierbabuena
y otra con un bionato que me hastía
ya que esta cargante convolvulácea
me está invadiendo el cuarto con sus hojas

lego los suburbios de una idea
un tríptico de espejos que me agrade
el mar allá al alcance de la mano
mis cóleras por orden alfabético
y un breve y curioso estado de ánimo
que todavía no se si es inocencia
o estupidez malsana
o alegría

sólo ahora lo advierto
en paredes y anaqueles y venas
en glándulas y techos y optimismos
me quedan tantas cosas por legar
que mejor las incluyo
en otro testamento
digamos el del viernes

lunes, 4 de abril de 2011

Bañate en mis ojos, que se joda el mar

Marina estaba dibujando a una chica, con los ojos demasiado pequeños, la nariz demasiado grande y la boca casi invisible. Él se acerco por detrás
-¿Qué dibujas?-preguntó
-Me dibujo a mi- David pensó que era una pesima dibujante
-¿Me enseñas tus dibujos?- Marina sin hablar pasó despacio las paginas. David se sorprendió entonces de lo realmente buena que era- Marina, tu no te pareces a la chica que dibujabas- Marina abrio los ojos y le miro directamente como nunca hacia
-Odio mirarme en los espejos, no me gusta esa chica que me mira decepcionada desde el otro lado, asi que cuando me dibujo, lo hago con el recuerdo de mi reflejo en el mar
-Pero Marina tú eres mucho más guapa
-Venga David deja de decir tonterias... - cerro su cuaderno, y salto a la arena- ¿a que no me pillas?
Salió corriendo. El viento hacia que se le pegara el vestido al cuerpo, su pelo se movia alegremente, y hasta desde ahí podía ver su sonrisa unica.
David no entendía como Marina no podia ver lo preciosa que era, aunque quizás por eso era más guapa aun, por esa belleza distraida, esa belleza sin saberlo, sin quererlo, sin intentarlo.
Y corrió tras ella.

viernes, 1 de abril de 2011

Superaba a cualquier astronauta

Su madre murió cuando ella tenia sólo 4 años. Era una niña demasiado inteligente, por eso sufrió mas de lo que le tocaba. Se sentía completamente sola y abandonada, y ningun niño se merece sentirse así.
-He pensado dos cosas- le dijo a su tía- la primera es... que mama no me quería
-¿cómo dices eso? Tu madre te adoraba
-¿Entonces por que se fue al cielo, ese sitio tan bueno, y me dejo aqui a mi sola?
-Tú madre te queria por encima de todo, ella no queria irse... nunca se hubiera separado de ti- sin darse cuenta empezó a chillar de frustación. Hubo un silencio- ¿que es lo otro que habias pensado?
-No te lo digo que te enfadas
-Cuentamelo, no me enfado, te lo prometo...
-Vale.. lo otro es que... si el cielo es tan bueno, y vas alli con la gente que se ha muerto antes, y es muy bonito y eres muy feliz... alomejor si yo me muriera, podria estar con mama
JODER, esa no se la esperaba.
-Mamá no esta en el cielo, el cielo no existe- volvió a gritar
-¿Entonces donde esta?
-Mamá es una estrella, cuando mires ahi arriba, la estrella que mas brille, esa es mamá, cuidandote desde arriba

Te partía el alama la profunda tristeza que veias cuando mirabas a esa niña. Delgada, tan blanca, con los ojos llorosos y siempre costipada.
Pero desde ese día, esa niña se volvió loca por la astronomía