domingo, 6 de mayo de 2012

Seamos teatro.

No existen números para expresar la cuantia de mi amor, ni palabras para describirlo.
Encontré la melodia de tus pasos y la ansiedad que dejas al marcharte.
He sido nieve bajo el sol cada vez que cerrabas tras de ti la puerta.
Pero vuelves, y soy Big-Bang, y universo repleto de estrellas.

Y es que desde que tú estás no hay mariposas en primavera comparables a las de mi estomago, ni sol que bese mi cuerpo mejor que tus labios, no existen auroras boreales, ni almendros en flor, ni estrellas fugaces que me impresionen.
Porque existes.

No hay comentarios:

Publicar un comentario